martes, 3 de noviembre de 2009

La Diablada de Oruro estremeció el corazón boliviano de Antofagasta


Crónica a un inédito viaje.-
La Diablada de Oruro estremeció el corazón boliviano de Antofagasta
• Por Fabrizio Cazorla Murillo

Publicado: Domingo, 1 de noviembre de 2009
Fuente: LA PATRIA
/ Revista Dominical

Fue tan espontánea la emoción. La máscara de diablo llegó a sus manos como un pedazo de suelo boliviano. Parecía que el obsequio recuperaba una distante historia boliviana, desde 1879. La primera autoridad cultural de la Municipalidad de Antofagasta, Carla Corrales, agradeció el inesperado gesto de gratitud en la inauguración de la Muestra Histórica de la Diablada de Oruro, en el salón de exposiciones del Teatro Municipal.

No era casual este sentimiento. Aun puede advertirse una bandera boliviana en la primera compañía de bomberos, o las calles Bolívar y Sucre todavía resplandecen por el centro histórico de la capital de la Segunda Región de Chile.

MAS DE 1000 KILOMETROS DE ORURO

Oruro es la ciudad boliviana más cercana a Chile. Más de 1000 kilómetros nos separan de la ciudad costera. El viaje aprobado por el Alcalde, Edgar Bazán, exigió una serie de requisitos para trasladar, en dos movilidades, todo el “contingente armado” de la Diablada orureña. Máscaras, fotografías, trajes, documentos, videos y todo material para demostrar la originalidad de esta danza emblemática del Carnaval de Oruro. Por su parte la Asociación de Conjuntos del Folklore, presidido por Jacinto Quispaya y Patricia Peláez, se unió a la comitiva con 12 danzarines de la Gran Tradicional Auténtica Diablada Oruro, para la representación del Relato de los Siete Pecados Capitales.

El viaje era inédito para una comitiva oficial. Era lo más lejos que llegaron movilidades de la Alcaldía. Después de superar las revisiones de la frontera, el camino hacia el destino, era el camino de un desierto inhóspito y olvidado. Huara precedió nuestra primera parada en Iquique. Luego la ruta a Antofagasta nos recordó que la segunda región de Chile era territorio boliviano antes de la Guerra del Pacífico. El mar se aproximaba al camino costero como el recuerdo de un mar inalcanzable para los bolivianos. Pero allí estaba el mar, en las soberbias olas que golpeaban la roca del tiempo.

Tocopilla fue el paso obligado. La mañana estaba nublada y una termoeléctrica demostraba su ruidoso funcionamiento, para abastecer de electricidad a la región, incluso, hasta la capital Santiago. Pocos habitantes y no muchas construcciones de arquitectura republicana hicieron ver que Tocopilla aun vive, también, de las actividades mineras de sus cerros costeros. No era difícil recordar cuando hace 50 años otra delegación de nuestros ascendientes llegó a este lugar y escuchó casualmente Radio Illimani y el himno nacional al medio día.

Pronto el puerto de Santa María Magdalena de Cobija alcanzó nuestros ojos. Anticipaba al colonial puerto un abandonado cementerio construido en 1901. Cobija fue el principal puerto boliviano desde 1825 cuando caravanas de mulas con minerales y productos transitaban libremente hasta Potosí y viceversa. El viaje al altiplano, sin pormenores, duraba 30 días promedio. Eran otros tiempos, hoy Cobija eran ruinas y unas cuantas construcciones nuevas para pescadores con la bandera chilena.

Mejillones fue el próximo paso aunque había que ingresar por un desvió para conocer el pujante puerto comercial e industrial de la región.

ANTOFAGASTA

La ciudad de Antofagasta es de creación más reciente. Cuentan que el “Chango López” proveniente de Copiapó inició la exploración de la zona en 1845 en busca de guano y cobre. Años más tarde exploradores chilenos consiguen concesiones bolivianas para explotar el salitre en la zona. Bolivia reconoce al lugar como la caleta “Peña Blanca” y en 1871 Mariano Melgarejo bautiza el lugar como Antofagasta en recuerdo a una hacienda suya, en el norte argentino, denominada “Antofagasta de la Sierra”. Otras versiones afirman que Antofagasta proviene de “Antofagasti” que en vocablo “Chango” significa “Puerta del sol”. Precisamente los Changos denominaron así a la conocida portada que está próxima a la ciudad y por donde, al atardecer, atraviesan por él los rayos del sol.

Pero Antofagasta duró pocos años como territorio boliviano. Tras el nefasto tratado de 1874 se autorizaba la explotación del salitre libre de derechos durante 15 años a los capitalistas chilenos y británicos. No obstante en 1878 Bolivia decide revisar el tratado e impone un impuesto de 10 centavos sobre quintal exportado. Aspecto que no aceptan los chilenos por temor a otra serie de exigencias impositivas. Ante esta negativa el presidente Hilarión Daza confisca y el remata de las instalaciones de las compañías salitreras. Es el inicio de la Guerra del Pacífico cuando Chile decide mantener en Antofagasta al barco Blanco Escalada y sostiene una provocación para Bolivia. El resto es una historia ya conocida por todos.

Tras la guerra de Pacífico, como territorio chileno Antofagasta se constituye en un importante puerto y centro comercial, minero y cultural del Océano Pacífico. Como atractivos históricos destacan su catedral ubicada en plena plaza Colón, o las instalaciones de su antigua aduana o la estación del ferrocarril de Antofagasta a Bolivia.

LOS DIABLOS EN ANTOFAGASTA

Así llegamos a Antofagasta. La delegación se encontró con personas y autoridades que fueron fundamentales para el evento. El Cónsul Guillermo Romero, el agente consular Percy Alí, y la esforzada gestión del Vicecónsul Vicente Condori, que a todo momento demostró su voluntad para que la delegación boliviana se sienta como en casa. No faltaron las bromas y la picardía boliviana de Vicente para provocar la risa de los chilenos en cada acto de presentación de la Diablada.

Un almuerzo de camaradería nos recibió en un recinto del consulado boliviano a una cuadra de la plaza Colón. Aquel espacio era lo que quedaba de un edificio incendiado en la década de los sesenta cuando ahí funcionaba el Consulado de Bolivia, tras la donación de uno de los últimos bolivianos de la Guerra del Pacífico.

El día 12 de octubre por la mañana el paseo Prat y Matta fue testigo de la invasión de los “Diablos de Oruro”. El periódico el Mercurio de Antofagasta se refería así al anticipo de la Diablada: “El Carnaval se toma Antofagasta, directamente desde Oruro” en una nota de Pedro César Carrasco.

La presentación de la Auténtica Diablada Oruro causó frenéticos aplausos en el público. Demetrio Alcalá, identificado con la Ira del Relato, no pudo contener su emoción y arrojó una máscara nueva ante el estupor de la gente. Un oso remató la acción y cayó fortuitamente sobre la destruida máscara, causando más de una carcajada por la inesperada travesura.

Horas más tarde los diablos de la Auténtica Diablada Oruro hicieron locación en la famosa portada de Antofagasta. Con un mar embravecido, los diablos simularon los pasos y la representación del Relato. Fueron imágenes irrepetibles para la historia.

MUESTRA HISTORICA Y PRESENTACION EN EL TEATRO

El martes 13 de octubre fue el día más importante. Con el ágil desplazamiento de los chóferes de la Alcaldía Juan Carlos Patzi y Raúl Villaroel, y la ayuda de Daniel Núñez, montamos la instalación de la Muestra Histórica de la Diablada de Oruro, cuya inauguración oficial se dio a las 11:30 de la mañana. Asistieron notables autoridades para advertir la riqueza cultural de la Diablada y el Carnaval de Oruro. En ese acto la autoridad cultural Carla Corrales expresó palabras de adhesión y reconocimiento a la Diablada como expresión genuina del Carnaval de Oruro.

En horas de la tarde, la muestra alcanzó masivo público de los colegios e institutos de danza folklórica de Antofagasta. Todos admiraron la colección de objetos y se llevaron grata impresión de una muestra que exigía permanecer más días. La Oficialía Mayor de Cultura distribuyó postales, revistas, afiches y todo material que era apreciado por el público chileno. Ya por la noche, el telón del Teatro Municipal de Antofagasta se abrió para crear un imaginario infierno. Grupos de residentes bolivianos crearon una breve estampa del Carnaval de Oruro para dar paso a la espectacular presentación de la Gran Tradicional Auténtica Diablada Oruro que cautivó a más de 600 espectadores con sus figuras coreográficas y el Relato de los Siete Pecados. La jornada se llevó emotivo deseo de visitar Oruro. La Alcaldesa de Antofagasta permaneció durante todo el espectáculo y respaldó toda gestión para que el hermanamiento con Oruro y Antofagasta sea una realidad a través de la cultura. La jornada terminó con interminables sesiones de fotografía. Y el retorno era inmediato después de dos días de incesante actividad. Y retornamos, esperando que esta fecha sea recordada en el corazón de Antofagasta, o quizás permita revisar que el 14 de Febrero (fecha de la invasión chilena a Antofagasta) no sea el aniversario de una ciudad que aun lleva en venas, sangre boliviana.

Lic en Ciencias de la Comunicación, Oficial Mayor de Cultura de la Alcaldía de Oruro

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
Noticias A.C.F.O.. Design by A.C.F.O. © 2009 - ASOCIACIÓN DE CONJUNTOS DEL FOLKLORE ORURO.